CRONICA 1 SEMANA CURSO DE VERANO

 El día 4 de junio comenzó en la casa federal de Mairena del Aljarafe nuestro cursillo para jóvenes. Lo han comenzado 12 hermanas, 10 junioras y 2 novicias de los distintos conventos de la federación y dos hermanas de la federación de Cantabria. Ese día por la tarde la M. Presidenta, Mª José Hidalgo, se reunió con las jóvenes con las que tuvo una charla introductoria en las que les dio las claves para vivir este curso.

Son días de estudio y trabajo para profundizar no sólo su formación intelectual, sino una formación que transforme también el corazón y la vida. Son días de encuentro con Dios, con las hermanas y consigo mismas. Días de oración y celebración en los que se deben dejar sorprender. Después de hacerles una invitación a la creatividad dio unos avisos prácticos para estos días.

Esta primera semana las clases han corrido a cargo de la hermana Nuria Mª Cano Jaén de la comunidad de Cuenca y que ahora está prestando el servicio de secretaria en nuestra casa federal. Y el tema con el que comenzó el curso fue el voto de obediencia.

Durante el primer día nos mostró primeramente el sentido etimológico de este término (escuchar). Y nos ayudó a fundamentar en la Biblia esta forma de vivir en obediencia, siguiendo los relatos de la creación del Génesis, la figura de Abraham y los profetas. Llegando a la conclusión que el sentido de la obediencia nos la da nuestra condición de criaturas, que viven libremente obedeciendo el plan que Dios tiene para cada uno de nosotros dando sentido a nuestras vidas. Estos relatos nos ayudan a descubrir cuál es la verdad, no engañándonos con las apariencias.

El segundo día lo dedicó a profundizar en la vida y persona de Jesús de Nazaret, el Verdadero obediente al Padre y también la verdadera autoridad. Toda su vida fue una continua obediencia al Padre desde su venida al mundo, su Encarnación, hasta su muerte, que además fue en cruz, la forma más ignominiosa de morir. Todo se explica desde su condición de Hijo, que por amor y libremente está “atento” a todo lo que su Padre Dios quiere de Él y que debe aprender sufriendo, no hay otro camino. Obedece fiándose de Dios. En Jesús no hay contradicción entre obediencia y libertad. La actitud del Hijo desvela el misterio de la libertad humana como camino de obediencia a la voluntad del Padre y el misterio de la obediencia como camino para lograr progresivamente la verdadera libertad. Esto es lo que quiere expresar la persona consagrada con este voto: relación de filiación-asumir la voluntad del Padre como alimento cotidiano. Así Jesús, obedeciendo, propone una nueva forma de vivir.

El tercer día nos adentró en nuestro interior para conocer cómo nos movemos para descubrir la voluntad de Dios: Conciencia profunda- discernimiento- mociones del Espíritu. Para vivir la obediencia evangélicamente hablando es indispensable el discernimiento (ponerse a la escucha del Espíritu), herramienta que ayudará al religioso, al superior y a la comunidad a conocer cuál es el querer de Dios. El discernimiento nace de la experiencia personal del Amor de Dios, imprescindible para que haya discernimiento. Se trata de elegir según Dios. Esto conlleva unas actitudes: Limpieza de intención (honestidad), vida interior activa, capacidad de diálogo, cuidado de la propia libertad, paciencia y dejarse acompañar.

De la mano de los escritos de san Francisco, nos hemos sumergido el cuarto día en conocer qué significaba para san Francisco obedecer, que es igual que vivir el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. La obediencia franciscana va asociada a la caridad y es vivida en comunidad, que discierne juntos el querer de Dios. Y terminamos la semana analizando cómo buscaron la voluntad de Dios la Virgen María y santa Beatriz en sus vidas y cómo tenemos que vivir las concepcionistas esta forma de vida obediente en actitud de escucha, disponibilidad, docilidad como oblación total de sí mismas a Dios.

Todo esto ha ido acompañado por trabajos personales y de grupo, y puestas en común muy ricas. Se ha compartido con confianza experiencias muy ricas y bonitas. Todo en un ambiente de trabajo y colaboración, no sólo en las labores y tareas de la casa, sino también en la liturgia, donde nuestras formadas, han procurado enriquecer lo posible con sus dones y habilidades, culminando esta semana en la preciosa vigilia del sábado, en la que a través de unas pequeñas luces con las que hemos formado el símbolo de la Trinidad, las hermanas liturgistas han querido ayudarnos a vivir mejor este día y todo lo que significa para nosotras.

Desde aquí con nuestro cariño y oración nos hemos unido al duelo y esperanza de nuestros hermanos franciscanos de Loreto por la muerte y glorificación de nuestro hermano José Lucas. También hemos compartido la alegría y acción de gracias de nuestras hermanas de Campo Mayor, en el 75 aniversario de su fundación, además haciendo un gesto de generosidad y “prestándoles durante ese día a nuestra hermanas Mª José y Nuria, para que puedan estar presentes allí”. Las hemos tenido muy presentes en nuestras oraciones.

¡¡¡Felicidades hermanas!!!!

Terminando dando las gracias a nuestra M. Presidenta por hacer posible un año más este curso, y a las hermanas de la casa, que como es tan habitual en ellas nos han acogido y se desvelan por cada una.

Si queréis más información os animamos a leer el cronicón que con tanto empeño y cariño están haciendo nuestras jóvenes. Nosotras desde aquí seguiremos informando. Seguid orando por nosotras.

ozio_gallery_nano

Hnas: Inmaculada Gerves y Mª Margarita Patiño

 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR