INICIACIÓN A LA VIDA RELIGIOSA EN VISEU (PORTUGAL)

¡YA ES LA HORA! Con gran alegría, en el día 4 de octubre, solemnidad de San Francisco de Asís, en el Monasterio de Santa Beatriz de Silva, recibió el Hábito de la Concepción la joven Inés Isabel Ferreira Adão. La celebración empezó a las 11,30 h y fue concelebrada por tres sacerdotes.

En la homilía, el sacerdote hizo una bella relación entre las lecturas y nuestra vocación. Dijo: “Hay que echar fuera nuestra agua para recibir el agua viva de Dios, que nos hace ser don para los demás y no agua estancada. Subrayando qué es a la vida contemplativa, donde muchas veces se va buscar esta agua viva para que llegue a todas las demás vocaciones, y a todos los hombres y mujeres de hoy.” Cada vocación es una historia de vida, con Dios y con los demás…

¡Hola, soy Inés!

«Me arriesgo a comparar la vocación a un tesoro escondido que espera ser encontrado ... pero para eso son importantes las pistas y las señales que Dios va poniendo en nuestra vida ... Nací en el seno de una familia cristiana y tuve la gracia de ser bautizada el día de San Francisco de Asís. Es un santo muy querido en mi tierra porque fueron los franciscanos, durante muchos años, y son aún, los responsables de la parroquia. Desde pequeña entré en los Scouts, que fueron un sustento en la fe y un gran pilar para mi formación humana. Pero a lo largo de estos años, doy gracias a Dios principalmente por la presencia y cercanía de mis padres, y por su fidelidad cristiana, que tanto me ayudó a permanecer fiel.

Sin embargo, las pistas de Dios se hicieron más claras y evidentes en el secundario, especialmente en el 11º año, lo equivalente al Bachillerato, en España. En ese año recibí la Confirmación, y ​​como preparación, los catequistas procuraron mostrarnos algunas formas de servicio en la Iglesia, y entre muchas realidades fuimos, el Sábado Santo, a visitar a las Hermanas Concepcionistas Franciscanas en Estoril ... Para mí todo era nuevo, tan diferente de lo que conocía ..., pero la alegría y los testimonios de las Hermanas me contagiaron hasta lo más profundo de mi corazón, especialmente por reconocer en la sencillez de sus vidas el gran deseo de caminar con María Inmaculada a Jesús y, unidas por la fuerza de la oración, procurar llegar a las necesidades más urgentes del mundo. Simultáneamente, en la escuela una gran amiga, muy importante para mí, me despertó el deseo de ser toda de Jesús en lo concreto de mi vida… y diría que el presente de Confirmación que ella me ofreció fue la gran flecha para orientarme hacia el tesoro escondido que Jesús quería que descubriera.

Sin embargo, en medio de tantas otras actividades, se presentaron algunos contactos y encuentros con las Hermanas, especialmente en el verano de ese mismo año tuve la oportunidad de hacer una semana de experiencia en el Monasterio de Viseu (ya que los dos Monasterios todavía están asociados) ... Fue para mí una semana llena de paz y alegría profundas, signo de la presencia amorosa de Jesús y materna de María ... y ¡cómo fue difícil regresar a casa! ... pero en aquel momento la Voluntad de Dios era que yo terminara la escuela y, aunque tuve algunas dificultades, fue un año lleno de muchas experiencias formidables, especialmente la JMJ en Polonia… Y todo me ayudó mucho a crecer y a ganar más solidez para que mi entrada en el Monasterio fuera una decisión más firme y consciente.

Desde mi entrada, y a lo largo de este año de Postulantado, me fue confirmado el lugar donde está escondido el tesoro de mi vocación. Y LLEGÓ LA HORA… En este día de San Francisco, en que recuerdo mi Bautismo, es con gran alegría y responsabilidad que de nuevo me revisto con la túnica blanca, el Hábito de la Inmaculada, con el deseo de iniciar un camino de conocimiento más profundo de Dios y de mí misma. Pero tendré toda la vida para descubrir y contemplar en ese tesoro, la perla más preciosa que puede existir, que es el mismo Jesucristo. Y además, voy reconociendo que, no hay mejor Maestra en el camino, sino María Inmaculada, la Pastora que orienta a todas las ovejas que le sean confiadas, para la alabanza eterna del Dios Amor!»

Hermana Inês Isabel de Mª Imaculada 

ozio_gallery_nano

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR