LA ERECCIÓN CANÓNICA DE LA FEDERACIÓN (1950-1957)

El Año Santo de 1950, fue un año de gracia para la vida contemplativa. El   Papa Pio XII, promulgaba  la Constitución Apostólica Sponsa Christi, con la que trataba de adaptar las religiosas de clausura a las nuevas situaciones contemporáneas.
En el marco de los grandes Congresos del Año Santo, la Congregación de religiosos organizó en Roma una semana de estudio que reunía por primera vez en la historia a representantes de todas las Órdenes y Congregaciones Religiosas, para examinar en común, bajo todos los aspectos, el vasto problema de la adaptación a los tiempos actuales. Este amplio intercambio de ideas estaba destinado a que los superiores tomaran conciencia de las preocupaciones de la Santa Sede y dio como resultado las diversas medidas legislativas que iban a promulgarse en los años siguientes.
Las medidas prácticas decretadas por la Sponsa Christi  van en tres direcciones: recordar a las religiosas que su vocación es plena y enteramente apostólica (SCh 38), dar mayor cabida al trabajo, medio normal de subsistencia para el Monasterio, y  superar el aislamiento de los mismos formando Federaciones. Estas Federaciones, según indica la misma Constitución Sponsa Christi  y la Instrucción Inter Praeclara que le siguió, se componen de Monasterios de la misma Orden y de la misma observancia, aunque no es necesario que tengan la misma sujeción al mismo Ordinario del lugar o al Superior regular, ni que sean de la misma clase de votos o forma de clausura (IP XXIII 31),  y dentro de la cual Ano sólo son sui iuris, sino también jurídicamente distintos e independientes los unos de los otros  (SCh VII, 1). Las Federaciones Anecesariamente se ordenan y rigen por sus propias leyes aprobadas por la Santa Sede (SCh VII & 4).
El fin principal  de las Federaciones  de Monasterios es Aprestarse mutuamente fraternal ayuda  no sólo para fomentar el espíritu religioso y la regular disciplina monástica, sino para favorecer las cosas económicas  (SCh VII 8), así como para erigir noviciados comunes y la posibilidad de intercambio o cesión de monjas por razón de enfermedad o por alguna otra necesidad moral o material (IP XXII).
Conocido el querer del Papa, la Santa Sede, encomendó al Ministro General de la OFM la facultad de designar en las diferentes Provincias Franciscanas un Delegado para organizar en los Monasterios de  Monjas Concepcionistas y Clarisas de su territorio las distintas Federaciones.
Delegado para la Provincia Bética de los Frailes Menores fue nombrado el día 13 de junio de 1954, el P. Francisco Solano Zuloaga, que ocupaba el cargo de Guardián del Real Monasterio de Guadalupe (Cáceres).
Comienza entonces un periodo de trabajos preparatorios que durará tres años y  concluirán el día 5 de marzo de 1957 con el Decreto de erección de la Federación  Bética.
Nombrado Delegado, el P. Solano Zuloaga  realiza una visita a todos los Conventos de las Monjas Concepcionistas situados en la Provincia Bética franciscana. Durante este primer encuentro con las distintas Comunidades  explicó e informó a las monjas  sobre el querer de la Santa Sede con  respecto a la formación de las Federaciones, en qué consistían y la necesidad de las mismas.
Terminadas las visitas el P. Francisco Solano Zuloaga convoca a las Madres Abadesas y a sus Delegadas para el día 24 de marzo de 1954, en el Monasterio de la Purísima Concepción de Villanueva de la Serena (Badajoz), con el fin de redactar los Estatutos de la futura Federación. A esta primera reunión asisten hermanas de los Monasterios:
- La Inmaculada Concepción de Valencia del Ventoso (Badajoz)
- San Ildefonso, de Plasencia (Cáceres)
- Santa Ana, de Montilla (Córdoba)
- la Inmaculada Concepción de Mérida (Badajoz)
- La Concepción de Carmona (Sevilla)
- la Inmaculada Concepción de Hinojosa del Duque (Córdoba)
- la Inmaculada Concepción, de Pedroche (Córdoba)
- Santa María del Socorro (Sevilla)
- La Inmaculada Concepción, de Cabeza del Buey (Badajoz)
- La Purísima Concepción, de Villanueva de la Serena (Badajoz)

Al terminar la reunión, el día 28 de marzo, se trasladaron todas las hermanas al Real Monasterio de Santa María de Guadalupe (Cáceres), para firmar ante la Virgen los Estatutos.
Pocos meses después los conventos de la O.I.C. situados en la Provincia de Granada de la O.F.M, por ser pocos, y el único existente en Portugal, Campo Maior, por su proximidad con la Región de Extremadura,  pidieron  unirse a la Federación Bética.
Y así el 5 de marzo de 1957, en una Audiencia concedida por el Papa Pío XII al Cardenal Valerio Valeri, Prefecto de la Sagrada Congregación de Religiosos, fue erigida canónicamente la Federación Bética, con un número de 19 Monasterios, situados en Andalucía Occidental, Extremadura, Canarias y Portugal.  Concretamente en: Monasterio de la Purísima Concepción de Cabeza del Buey (Badajoz), Monasterio de Santa María de Cádiz, Monasterio de Santa María de la Piedad de Cádiz, Monasterio de la Purísima Concepción, Campo Maior (Portugal), Monasterio de la Concepción de Carmona (Sevilla), Monasterio de la Concepción de Écija (Sevilla), Monasterio de la Inmaculada Concepción de Garachico (Tenerife), Monasterio de la Purísima Concepción de Hinojosa del Duque (Córdoba), Monasterio de la Purísima Concepción de Lebrija (Sevilla), Monasterio de la Purísima Concepción de Mérida (Badajoz), Monasterio de Santa Ana de Montilla (Córdoba), Monasterio de la Purísima Concepción de Osuna (Sevilla), Monasterio de la Purísima Concepción de Pedroche(Córdoba), Monasterio de San Ildefonso de Plasencia (Cáceres), Monasterio de la Purísima Concepción de El Puerto de Santa María (Cádiz), Monasterio de Santa María del Socorro de Sevilla, Monasterio de Santa Clara de Trujillo (Cáceres), Monasterio de la Purísima Concepción de Valencia del Ventoso (Badajoz), y Monasterio de la Inmaculada Concepción de Villanueva de la Serena (Badajoz).
En esta misma Audiencia fueron firmados también los correspondientes decretos de erección del resto de las Federaciones de la Orden de la Inmaculada Concepción existentes en España.
El día 12 de abril de 1957 fue nombrado Asistente Religioso de la Federación Bética de Monjas Concepcionistas Franciscanas el P. Francisco Solano Zuloaga O.F.M.


 

DESDE LA ERECCIÓN CANÓNICA HASTA EL CONCILIO VATICANO II (1957-1969)

Asambleas federales

Según nuestros actuales Estatutos federales, la Asamblea es, sobre todo, una manifestación del Espíritu Santo (EE. FF 65), y su celebración debe ser un acontecimiento gozoso para todos los Monasterios de la Federación, (EE.FF 66) siendo los momentos claves que han ido marcando el ritmo de nuestra andadura como Federación. En este periodo de tiempo tiene lugar dos Asambleas Federales.
La primera Asamblea de la Federación se celebra en el Monasterio de Santa María del Socorro en agosto de 1957 y  para su apertura, el día 8 de agosto,  se cuenta con la presencia del Sr. Cardenal Arzobispo de Sevilla, D. José Mª Bueno Monreal. Durante el desarrollo de la misma se forman cuatro comisiones para tratar los siguientes temas: Casas de formación: para el postulantado, el noviciado y el juvenado, distribución del trabajo manual,  cooperación económica entre los Monasterios y uniformidad de costumbres. 
La elección de Presidenta tiene lugar el día 10 de agosto. Preside la elección el P. Asistente Fr. Francisco Solano Zuloaga. Es elegida para Madre Presidenta M. Consolación Caspe de la Comunidad de Villanueva de la Serena(Badajoz).
Concluido el Primer Capítulo Federal y, de acuerdo con EE.FF. 19,  Madre Presidenta  visita los Monasterios de la Federación, y de este modo conoce personalmente a todas las hermanas y las necesidades más inminentes de las comunidades. Terminadas dichas visitas, se  decide convocar una Asamblea extraordinaria general para tratar asuntos de formación, informar sobre la marcha de la Federación y puntualizar mejor los acuerdos del Primer Capítulo Federal. Esta Asamblea se celebra del 13 al 16 de abril de 1959, en el Monasterio de Villanueva de la Serena. El principal acuerdo tomado en este Capítulo Extraordinario, es la aprobación de un reglamento para el Noviciado Común, y la fijación de tres fechas para  la Toma de Hábito de las Novicias  y de su ingreso en el Noviciado
El Segundo Capítulo Federal electivo se celebró puntualmente  el 10 de agosto de 1963, en Villanueva de la Serena. En este Capítulo se trataron temas como: Vida común, Clausura y viajes, trabajo colectivo y en equipo
Resultó elegida Madre  Presidenta, M. Beatriz Otaduy, abadesa de la Comunidad de Mérida. En el año 1967  renuncia, por motivos de salud,  a su cargo de Asistente Religioso, el P. Francisco Solano Zuloaga. Y por Decreto del 20 de noviembre de 1967 es nombrado Asistente para la Federación Bética,  el P. Luis Jurado Malpica O.F.M.

Formación

La formación inicial y el noviciado común, han preocupado a las  Madres Presidentas y Consejeras desde el principio de nuestra Federación, por lo que ha sido asunto a tratar en prácticamente todas las reuniones y Asambleas. Ya en la primera reunión del Consejo celebrada en 1958 se habla de este tema y se determina iniciar el Noviciado federal. El 16 de abril de 1958 es la fecha señalada para su  inauguración en el Monasterio de Villanueva de la Serena, y   de la Toma de Hábito de las primeras novicias que pasaran por él. Para el oficio de Maestra, se nombra a Madre M0 Dolores de la Inmaculada Cantos, del Convento de Santa María, de Cádiz. Por motivos de salud, tuvo que presentar su renuncia en la Asamblea celebrada en 1959, y en su lugar fue nombrada Sor Mª Jesús León Serrano, quien hasta entonces había desempeñado el oficio de vicemaestra, recayendo éste en Sor Purísima Rubio, de la Comunidad de Villanueva de la Serena.
En la Asamblea extraordinaria de 1959, se elaboró un reglamento para el Noviciado. En esta primera etapa del Noviciado común que permaneció en Villanueva de la Serena  se formaron 41 novicias.
En 1963 se traslada la sede del Noviciado común a la Comunidad de Mérida. El Consejo determina que el tiempo del Postulantado deberá durar nueve meses completos y se redactan y mandan a las comunidades unos directorios comunes para la formación en las primeras etapas de formación.
En la reunión del Consejo de mayo de 1965 aprueban el proyecto para las obras del nuevo Noviciado común. Fue concluido  el 8 de septiembre de 1966. Se nombra  Maestra de novicias a  Madre M0 del Carmen Muñoz Calderón, y como auxiliar del noviciado a Madre Trinidad Cabrejas Otaduy, ambas de la Comunidad de Mérida.

Vida Fraterna

Según la SCh, el fin principal de las Federaciones de Monasterios es prestarse mutuamente fraternal ayuda no sólo para fomentar el espíritu religioso, y la regular disciplina monástica, sino para favorecer las cosas económicas  (VIII & 8). También la Inter Preclarae XXII  señala como fin y ventaja principal de la Federación esta ayuda.
En las distintas Asambleas y reuniones de los Consejos celebrados durante estos años que nos ocupan, se trató en numerosas ocasiones sobre la situación de varios Monasterios necesitados de personal. Es por medio de traslados, unas veces temporales y otros definitivos como se presta una  muy valiosa ayuda entre las comunidades de la Federación, como es el caso en estos años de las Comunidades de Valencia del Ventoso, Hinojosa del Duque, Osuna, Sevilla y El Puerto de Santa María.
Las ayudas fraternas entre los Monasterios, también se concretizan  en poder dar alojamiento dentro de las Comunidades de la Federación a hermanas de otros Monasterios en determinadas circunstancias, según un permiso concedido por la Sagrada Congregación de Religiosos el día 15 de marzo de 1958, a petición de las Presidentas de la O.I.C., de las M. Clarisas y Terciarias Regulares, de la Provincia Bética.

Uniformidad

El  tema de la uniformidad de las costumbres entre los monasterios de la Federación es tratado en las primeras Asambleas federales y en los primeros Consejos: Uniformidad en la forma del hábito y  uniformidad  en los actos comunes.  Tenía su razón de ser ya que las CC.GG vigentes, las de 1941, señalaban la uniformidad como engendradora de perfección.

Trabajo

Una de las medidas prácticas decretadas por la Sponsa Christi para la adaptación de la vida contemplativa a los nuevos tiempos, era la de dar mayor cabida al trabajo manual de las monjas, como medio normal de subsistencia para el Monasterio. Este tema,  como tal, no nos  supone una novedad, puesto que ya aparece bien definido en la Regla.
Las Comunidades de la Federación no tenían un trabajo determinado. Sí hacían pequeños trabajos esporádicos de bordados, costura, zurcido, incluso dulces artesanos en determinadas épocas del año, lavado de ropa; pero no como un trabajo remunerado establecido. Siguiendo las directrices de la SCh y de la IP, Madre Presidenta y el Consejo en sus distintas reuniones, fue exhortando a las monjas al  trabajo manual. La Federación fue ayudando a las comunidades a encontrar la forma  y la manera de organizar el trabajo tal y como nos pedía la Iglesia.  La Federación a lo largo de su historia también ha llevado a cabo la promoción y el asesoramiento en los trabajos, facilitando muchas veces el aprendizaje y el perfeccionamiento de las distintas actividades entre las comunidades.

Vocaciones

El problema de las nuevas vocaciones religiosas para nuestros Monasterios, ha sido motivo de preocupación  para la Federación como tal y para sus responsables directos. La oración por las vocaciones es una tarea fomentada desde los organismos federales en toda ocasión, pero también se llevan a cabo otras iniciativas como el "Prospecto de vocaciones" , un folleto ilustrado de propaganda con interesantes fotografías de los distintos aspectos de nuestra vida claustral de Concepcionistas con notas históricas de la Orden e indicaciones  que pusieron en marcha en 1968 y que fue acogido muy bien por todas las comunidades; o la iniciativa del Consejo Apostólico en al Comunidad de Mérida, donde se preparó a monjas y profesorado para que un grupo de jóvenes  pudieran estudiar hasta 4º de Bachiller y conocer a la par la vida contemplativa.

 


 

DESDE EL CONCILIO HASTA LA CANONIZACIÓN DE SANTA BEATRIZ  (1969-1975)

Esta  etapa fue verdaderamente interesante en nuestra historia federal, un tiempo caracterizado sobre todo, por la reflexión sobre el carisma y los orígenes, en búsqueda de nuestra identidad concepcionista, que  nos llevó a cambios profundos y acelerados y que dará lugar a las Constituciones de 1975. Concluye este capítulo con el acontecimiento tan esperado por tantas generaciones de hermanas concepcionistas, la canonización de nuestra Santa Madre Beatriz.

El Concilio

La celebración del Concilio Vaticano II bien puede considerarse como uno de los acontecimientos eclesiales más importantes en la Historia de la Iglesia de los últimos siglos.
Dará un impulso decisivo a la renovación de la vida religiosa  y tendrá sus incidencias en la liturgia, en la oración, en la fraternidad, en definitiva en toda la vida cotidiana de los Monasterios, como puede interpretarse por las cartas de estos años de  Madre Presidenta  en las que trata de responder a las preocupaciones de las Comunidades, y que son  motivo de temas tratados y acuerdos tomados en las distintas reuniones del Consejo y Asambleas.
Metidas de lleno en la tarea de elaboración de las nuevas Constituciones, Madre Beatriz Otaduy decía a las monjas el 30 de junio de 1967, que Adebemos aguardar con esperanzadora mirada la legislación que nos dé la Iglesia, que ha querido contar con las mismas monjas antes de imponer cosas distintas a las que hemos profesado. .
Con respecto a la liturgia, el Consejo, en  1968, acuerda pedir autorización para rezar el Oficio Divino en castellano en toda la Federación. Con respecto  a las costumbres se plantea cesar con algunas normas de las CCGG de 1941.
Pero sobre todo, el Concilio tiene una gran incidencia en la forma de entender la formación de las monjas y de las candidatas. Por eso, desde estos presupuestos y en concreto de la Instrucción Renovationis Causam, primer documento sistemático sobre la formación, del 6 de enero de 1969, comienza una tarea de renovación de la vida consagrada, que incluye de un modo muy especial la reflexión, búsqueda y profundización en el tema de la formación, que pasará de ser sólo inicial a permanente.

Asamblea de 1969

La Asamblea federal comienza a sentir el influjo de las nuevas corrientes provenientes de los cambios conciliares y por consiguiente de la reflexión teológica sobre los votos y la vida religiosa en general.
El tercer Capítulo federal se celebró los días 12, 13 y 14 de agosto de 1969, en la Casa Diocesana de Ejercicios de San Juan de Aznalfarache, en Sevilla. Los temas tratados en esta Asamblea fueron: la formación inicial, los medios de comunicación, la vida espiritual, la correspondencia epistolar, la posibilidad de que la Presidenta no sea Abadesa en su Comunidad, la clausura. Se habla por primera vez de que Ala Formación es para todas las religiosas y que  no termina nunca .
En  este tercer Capítulo es reelegida para el oficio de Presidenta Madre Beatriz Otaduy.
Habría que señalar que a la vez que se clausuraba este Capítulo federal, en Roma se promulgaba un documento que iba a servirnos de una valiosa ayuda, por su importancia jurídica y doctrinal, para la tarea de renovación que habíamos emprendido, se trata de la Instrucción Venite Seorsum, sobre la renovación de la vida contemplativa y la clausura de las monjas.
El Padre Luis Jurado Malpica será confirmado de nuevo en su cargo de Asistente Religioso para la Federación Bética el día 5 de mayo de 1971, para un periodo de tres años.

Estatutos de 1972

Durante todo este tiempo los Estatutos federales por los que se había regido la Federación eran los del 5 de marzo de 1957, que aunque aprobados para  un periodo de prueba de siete años, habían sido prorrogados  sucesivamente. Estos primeros Estatutos eran comunes para los Monasterios de Clarisas, Concepcionistas y Terciarias Regulares de la Bética.

Una vez cumplido el plazo para el que fueron aprobados,  el 21 de julio de 1971, se elabora el anteproyecto de los nuevos Estatutos para ser revisados y estudiados en Asamblea general  conjunta con las Clarisas y Terciarias Regulares, celebrada  en San Juan de Aznalfarache (Sevilla), del 21 al 25 de septiembre de 1971. La Santa Sede  los aprueba el 29 de noviembre de 1972.

Constituciones de 1975

Según señala Eclesiae Sanctae, números 9, 10 y 11, la dirección de la acomodada renovación y revisión de las Constituciones, en lo que se refiere a las Monjas de las Órdenes confiadas al cuidado espiritual de los Frailes Menores, fue encomendada al Ministro General de la Orden, P. Constantino Koser. Este dirigió una Carta Encíclica, con fecha 27 de agosto de 1966, a todos y cada uno de los Monasterios de la Orden sujetos a su jurisdicción o confiados espiritualmente a su cuidado. Una vez  estudiada esta Carta por las Comunidades, la Federación celebró una Asamblea conjunta con las Clarisas  y las Terciarias Regulares de las Federaciones Béticas, desde el día 29 de mayo al 3 de junio de 1967, en San Juan de Aznalfarache, en Sevilla.
Durante el desarrollo de la Asamblea fueron expuestas las respuestas que las distintas comunidades daban a la Carta del P. Constantino Koser  Ay los diálogos y determinaciones de cada Orden se hicieron por separado, mandando cada Federación sus conclusiones”.
El 22 de septiembre de 1967, el Ministro General, Fr. Constantino Koser, nombra al P. Ignacio Omaechevarría O.F.M., Delegado suyo Apara las monjas confiadas al cuidado espiritual de la Orden de los Frailes Menores,
Según la propuesta del Ministro General, manifestada en su Carta Encíclica a las monjas, en la que expresaba el deseo de celebrar asambleas interfederales, después de las federales, se celebró en la Casa Madre de la Orden, en Toledo, del 16 al 20 de noviembre de 1967, una reunión de todas las Presidentas de Concepcionistas de España, bajo la presidencia del Padre Ignacio Omaechevarría OFM, y a la que asistieron también todos los Padres Asistentes.
Las Presidentas consideraron oportuno elegir a una entre ellas como representante de las demás. Resultó elegida para este servicio Madre Mª Ana Alberdi, Presidenta de la Federación castellana de la Beata Beatriz de Silva.
Teniendo en cuenta el parecer de los Monasterios y de las Asambleas, se elabora en la Comisión Central en Roma un Documento que contiene los elementos espirituales y carismáticos que formarán parte de las nuevas Constituciones. Se le añadió la parte jurídica, y quedó, de este modo, concluido el anteproyecto de las Constituciones, el cual fue estudiado por capítulos, títulos, y artículos por la Federación reunida en Asamblea general extraordinaria en San Juan de Aznalfarache los días 14 al 18 de junio de 1970. Todas las sugerencias y trabajos de esta Asamblea federal, fueron presentados en la Asamblea Internacional celebrada en la Casa Madre de Toledo, del 5 al 25 de octubre de 1970, a la que asistieron todas las Madres Presidentas de las Federaciones de España y sus Delegadas. A ellas se unieron las  Delegadas de América.
Se concretó el nuevo título de la Orden: AMonjas de la Orden de la Inmaculada Concepción de la B.V.M.-Concepcionistas Franciscanas , y se presentó el escudo de la Orden.
Para el año 1974 se tiene terminado el proyecto definitivo de las Constituciones. Son aprobadas Aad experimentum  para siete años, el 29 de junio de 1975.

Asamblea de 1975

En el año 1975, la Iglesia entera vive una Anueva oportunidad de gracia  con la Celebración del Año Santo. La reciente aprobación de las Constituciones Aad experimentum  y la celebración de la IV Asamblea federal (del 15 al 19 de septiembre) constituyen dos acontecimientos de profundo gozo para la vida de la Orden y de nuestra Federación en este tiempo de esperanza y renovación.
La Asamblea se celebra en la Casa Provincial de las Hijas de la Caridad en Sevilla. Se trataron temas de  formación en todos sus niveles, sobre todo la formación federal y la formación permanente; la fundación de Ceuta y Algeciras; la clausura, la autonomía de los Monasterios; el boletín de la Federación y la posible reducción de los Conventos y mejor ubicación de los mismos.
El día 19 de septiembre tiene lugar la elección de M. Presidenta: Será elegida M. M 0 Sacramento Montero Ramírez, de la Comunidad de Hinojosa del Duque (Córdoba).
En el año 1974, la Santa Sede nombra Asistente Religioso para nuestra Federación, al P. José García Santos O.F.M.

La formación después del Concilio.

En  línea con  los documentos del Vaticano II, que promueven, una más creciente preocupación por la educación y por la necesidad de la formación permanente,  la Federación va a centrar sus esfuerzos no solo en la formación inicial, sino que comenzará, juntamente con el proceso de renovación que va pidiendo la Iglesia, a tener como gran reto la formación permanente de todas las Monjas.
Al final del tercer sexenio, señalaba la Madre Presidenta, Madre Beatriz  que “estudian las monjas para su promoción espiritual y cultural, trabajan con interés por adquirir dichos conocimientos y estudian cursos de Liturgia, Sagrada Escritura, Mariología, etc. Hay comunidades que ya tienen una hora de estudio para esta promoción .
La Federación promovió  en el año 1971,un cursillo de dos meses de duración, que se celebró en la Comunidad de Mérida y al que asistieron 22 monjas de las distintas comunidades. Fue impartido por varios  Padres Franciscanos.
No es menos el interés de las comunidades y de la Federación por la Aformación integral de las Maestras y Formadoras de postulantes, novicias y jóvenes , así se prepara un curso de seis meses de duración para formadoras que se lleva a cabo del 10 de enero al 25 de agosto de 1973, en la Comunidad de Mérida. Entre otras, las materias del curso son: Dogma, Sagrada Escritura, Espiritualidad, Mariología, Derecho de los Religiosos, Psicología, Teología de la Vida espiritual, Historia de la Iglesia y de la Orden, Pedagogía y cultura en general.
Al finalizar dicho curso, se nombran, para hacerse cargo desde ese momento del Noviciado común a Sor Mª de los Ángeles Salvatierra, para Maestra de novicias y de Auxiliares a Sor Espíritu Santo Torres y a Sor Anunciación Sánchez.

Monasterio de Fuente del Maestre

La Federación Bética tuvo el gozo de ver aumentar el número de sus Monasterios en este periodo que nos ocupa, y así, el 23 de agosto de 1970, quedó incorporado a la Federación el Monasterio de la Purísima Concepción de Fuente del Maestre (Badajoz).

Visita del Ministro General en 1972

Dentro de nuestro vivir fraterno hay que señalar la visita recibida por la Federación del Ministro General de la OFM, Fray Constantino Koser, encuentro que tuvo lugar el 27 de abril de 1972 en La Casa Diocesana de Ejercicios de  San Juan de Aznalfarache (Sevilla). Allí se encontraban también  la Hermanas pobres de Santa Clara  y las Terciarias del Pozo Santo.

Fundación de Ceuta

En el año 1974, por circunstancias providenciales, se ofreció a la Federación una casa para fundar un monasterio en la ciudad de Ceuta.  En el Capítulo federal celebrado en septiembre de 1975, fue aprobado el proyecto de fundación y quedó patente el deseo que la Federación  Bética  tenía de fundar en Ceuta, con motivo de la próxima y ya inminente Canonización de nuestra Santa Madre Beatriz.
Siendo Presidenta la M Sacramento Montero, se obtiene el permiso solicitado al Obispo de Cádiz-Ceuta, don Antonio Dorado Soto y  el día 4 de enero de 1976 llegan a Ceuta las primeras hermanas provenientes de las comunidades de Mérida y Santa Mª de la Piedad.
En mayo de 1976 reciben la visita de todo el Consejo federal que se reúne en Ceuta para conocer personalmente todas, la situación y las circunstancias por las que atraviesa la incipiente comunidad.
Sin embargo, esta ya Acasi realidad  de contar nuestra Orden con un Monasterio en la ciudad de Ceuta, no puede llevarse a feliz término, porque el Obispo de Cádiz-Ceuta, que visitó a las hermanas varias veces durante su estancia en dicha ciudad, consideró que la experiencia que se estaba llevando a cabo, no debía prolongarse por más tiempo, ya que las condiciones de la casa ofrecida, no reunía las condiciones necesarias para un Monasterio de vida contemplativa y existían ciertas dificultades para remodelarla. Los esfuerzos por encontrar un nuevo y mejor emplazamiento al Monasterio también fueron inútiles por lo que el 29 de enero de 1977 regresaron las hermanas a sus Conventos de origen.  Antes, entregaron y quedó depositada la Reliquia de nuestra Santa Madre en la Parroquia de Nuestra Señora de Santa María de África, Ceuta , cuya imagen lleva el bastón de Oro que perteneció a Don Pedro Meneses, abuelo materno de Santa Beatriz de Silva.

Canonización de Santa Beatriz de Silva

Pío XII, en 1950, había decretado la reasunción de la Causa de Canonización de la Santa Madre. Comienza entonces un largo y laborioso trabajo que terminará el 3 de octubre de 1976.
Durante este proceso, se fija, a petición de los Monasterios, celebrar el día de Santa Beatriz el 17 de agosto en lugar del día 1 de septiembre como estaba establecido en el rezo del calendario franciscano.
El 21 de enero de 1974, Pablo VI aprobó que Aconsta de tal manera de las virtudes de la Beata Beatriz de Silva, fundadora de las concepcionistas que, a su tiempo, previos los milagros, se puede llegar a la Canonización . Esta noticia tan esperada, pues de ella dependía que el  Proceso siguiera adelante, fue comunicada por el P. Omaechevarría a las MM. Presidentas reunidas en Toledo, el 30 de abril de 1974, con motivo de la elaboración de las CC.GG.
A falta de conocer solamente el día determinado para la Canonización, se organiza y celebra en Madrid el día 7 de mayo de 1976, una Reunión en el Convento de La Latina, con el fin de afrontar y aunar una serie de actos para dar mayor solemnidad a la gran fiesta de la Canonización.
Una vez conocida la noticia de la fecha fijada por el Papa: 3 de octubre, Afue acogida por todas con gran alegría y entusiasmo. Las Comunidades de la Federación manifiestan su interés y afán por hacer los preparativos para ese gran día. . Y a instancias del P. Cairoli, todas las comunidades de la Federación escriben una carta al Santo Padre con motivo de la Canonización.
Los meses que siguieron a tal evento, se celebraron en todos los Monasterios de la Federación, Vigilias nocturnas, procesiones, días de retiro, semanas de oración, y Triduos Solemnes con repiques de campanas, cohetes y música en honor de la nueva Santa.


 

DESDE LA CANONIZACIÓN HASTA EL V CENTENARIO DE LA BULA IU(1976-1989)

Marcado este capítulo por la asimilación y consolidación de los cambios conciliares y por el tenaz y exhaustivo trabajo de la revisión de las nuevas constituciones generales, nos llevará a la celebración del V Centenario de la fundación de la Orden con una verdadera profundización en nuestro carisma concepcionista. Seguirá preocupándonos esencialmente el tema de la formación inicial, tratado en las Asambleas siguientes.

Asamblea de 1981

La V Asamblea electiva se celebra también en la Casa Provincial de las Hijas de la Caridad en Sevilla, del 9 al 15 de septiembre de 1981. En ella se revisan   las nuevas Constituciones y los  nuevos Estatutos de la Federación.. Se aborda de nuevo el Noviciado común y  Maestra federal y se plantea la posibilidad de que la Madre Presidenta y su secretaria residan en un   Monasterio fijo.
El día 15 de septiembre tiene lugar la elección de Presidenta y su Consejo.  Es reelegida para este servicio M. Sacramento Montero. A ella y su Consejo se le encargará la organización de la Celebración de las Bodas de Plata de la Federación.
En el año 1982, el día 5 de octubre  es nombrado por la Santa Sede Asistente religioso para nuestra Federación el P. Serafín Chamorro O.F.M.

Formación.

De acuerdo con nuestras CC.GG., La Federación en esta etapa, empieza a preocuparse y a llevar a cabo iniciativas formativas no sólo con respecto al Noviciado, sino también  en  todas las etapas del proceso inicial.
En el mes de agosto de 1977, se elaboran los programas de formación para el tiempo del Postulantado y Noviciado, en cumplimiento del acuerdo tomado a este respecto en la Asamblea electiva de 1975.
El 8 de septiembre de 1977, a título excepcional, quedó abierto el Noviciado Común en el Monasterio de Santa María del Socorro de Sevilla, con cinco novicias. Siendo Maestra de Novicias Sor M0 de los Ángeles Salvatierra. Allí permaneció hasta mayo de 1979, en que tuvo que clausurarse por no contar la Federación con una Maestra.  Se  da facilidad a las comunidades que tienen novicias para que puedan mandarlas a otros conventos y reciban juntas la formación.
Años más tarde, se inauguró una nueva etapa del Noviciado federal en la Comunidad de Hinojosa del Duque el día 11 de septiembre de 1983, con cinco novicias y la asistencia de las MM. Consejeras y el P Asistente. Esta etapa duró hasta el 22 de septiembre de 1985.
En los meses de mayo de los años 1983, 1985, y 1987 se llevan a cabo curso de un mes para hermanas profesas temporales. Los temas que se imparten son: Vida espiritual, vida mariana, teología de los votos, virtudes humanas, carisma concepcionista.
Con respecto a la formación permanente en este período de tiempo, las iniciativas llevadas a cabo en la Federación, son de tres modalidades distintas:
- Clases impartidas por algunos Padres, que de forma rotativa van por todos los Monasterios de la Federación.
- Cursos que se van convirtiendo en ocasión de mutuo enriquecimiento en todos los órdenes y en una reafirmación del carisma común y del espíritu vocacional que une a todas.
- Estudios en comunidad de un tema propuesto de antemano por el P. Asistente  para todo el año.

Monasterio de Viseu

La Federación vuelve a tener el gozo de ver incorporarse a nuevos Monasterios como miembros de la misma: Después de haber sido fundado por las hermanas de Campo Maior, y erigido canónicamente el 11 de enero de 1979, fue firmado en Roma el decreto de inserción del Monasterio de Santa Beatriz de Silva, Viseu (Portugal), a la Federación Bética, el día 14 de febrero de 1980.

Ayuda Fraterna

La ayuda fraterna entre los Monasterios de la Federación se fue concretando según los casos y las circunstancias de múltiples maneras. En la Asamblea electiva de 1987, se crea el Fondo Común federal  para la ayuda de los Monasterios de la Federación  como  Aexpresión de la comunicación fraterna de bienes .
También desde la Federación Bética se han secundado proyectos de otras federaciones de la Orden en España, así, una hermana de nuestra Federación  participó activamente en los comienzos de la fundación del Monasterio de Akonibe (Guinea Ecuatorial), llevada a cabo por la Federación de Cantabria.

Bodas de plata de la Federación

Un  acontecimiento celebrado por toda la Federación en este periodo fueron las Bodas de Plata de la Federación. Se llevan a cabo varias iniciativas y se recoge el material, la historia y datos de la Federacion   en un número especial del Boletín. Para compartir  estas experiencias se celebra en Madrid en octubre de 1983 la primera reunión conjunta de MM. Presidentas y PP. Asistentes de la O.I.C. de España y Portugal, el tema del encuentro fue: 25 años de Federación: Análisis y perspectiva . Se crea el Boletín interfederal como órgano de comunicación entre las distintas federaciones. El primer número sale el 8 de diciembre de 1984.

Asamblea de 1987

La VI Asamblea Federal se celebra en la Casa de las Hijas de la  Caridad en Sevilla, los días 29 septiembre al 4 de octubre de 1987. Uno de los acuerdos principales en esta Asamblea es el restablecimiento de manera estable y continuada del Noviciado Común.
La elección de M. Presidenta tiene lugar el día 4 de octubre y en ella es elegida para Presidenta, M. M0 Jesús León Serrano.
Desde 1982 desempeñaba el oficio de Asistente Religioso para nuestra Federación el P. Serafín Chamorro O.F.M., cargo en el que fue confirmado en sucesivos trienios,  permaneciendo un total de 14 años al servicio de la Federación.

 

V Centenario de la Bula Inter Universa

El V Centenario de la bula celebrado durante el año 1989, fue motivo de  reflexión y celebración de varios actos a nivel federal. Entre otros, señalamos un Laus perenne entre todos los Conventos de la Federación del 30 de abril al 31 de mayo de 1989, que comenzó con una Hora Santa en todos los Monasterios en forma rotativa de forma que la adoración al Santísimo no cesara en todo el mes.
A la Clausura del V Centenario de la bula, en la Casa Madre, el día 30 de abril, asistió el Ministro General, Fray Juan Vaughn, y en representación de todas las Federaciones, lo hicieron las MM. Presidentas.


DESDE EL V CENTENARIO DE LA BULA INTER UNIVERSA HASTA EL AÑO 2000 (1989-2000)

La Federación Bética de la OIC, continúa haciendo camino, tratando de consolidar las relaciones entre los distintos Monasterios de forma  más fraterna y eficaz y concretadas en nuestra Casa Federal. Es la etapa en la que comenzamos a vivir unas nuevas Constituciones Generales, muy trabajadas y maduradas. Es también la época de la personalización de la formación y de la promoción vocacional.

Constituciones de 1993

Las Constituciones postconciliares fueron aprobadas en 1975 Aexperimenti causa . A partir de 1981 las Comunidades de la Federación y de otras federaciones de España llevan a cabo un exhaustivo proceso de revisión, acompañado del estudio de los orígenes de la Orden, reflexión, oración y diálogo entre todas para definir claramente nuestra identidad concepcionista.
Se juzgó conveniente no proceder a la revisión definitiva del texto antes de la promulgación del Nuevo Código de Derecho Canónico para poder así adaptarlo.
Nuevas prórrogas debieron darse en años sucesivos, pues aunque el C.D.C. fue promulgado por el Papa Juan Pablo II, el día 25 de enero de 1983, las CC.GG tuvieron que ser una y otra vez revisadas tanto por las comunidades, por el Consejo federal, y por la Federación en pleno en Asamblea general extraordinaria, celebrada  del día 5 al 13 de septiembre de 1985 en la Casa Provincial de las Hijas de la Caridad en Pino Montano (Sevilla). Así mismo fueron estudiadas en reuniones Conjuntas de MM. Presidentas y PP. Asistentes de la O.I.C.: en Toledo, noviembre de 1989; y en  Madrid, octubre de 1991.
El día 22 de Febrero de 1993, fueran aprobadas definitivamente las Constituciones por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, y el 20 de marzo de 1993, promulgadas por Fr. Hermann Schalück, O.F.M. Ministro General.

Asamblea de 1993

Del 18 al 23 de septiembre de 1993 se celebra la VII Asamblea federal en la Casa Provincial de las Hijas de la Caridad, en Sevilla. El temario elegido y seguido en esta Asamblea: Noviciado común y Casa federal; Estado personal, comunitariuo y de vida y trabajo de la Federación; )Cómo hacer efectiva la Federación hoy y el Fondo Común federal.
Por primera vez se hace mención de la necesidad de una Ratio Formationis para la Federación según la legislación actual de la Iglesia.
La elección de Presidenta tiene lugar el día 23, y resulta elegida para el oficio de Presidenta, M. M0 de la Cruz Alonso Paniagua, de la Comunidad de Mérida.
En marzo de 1996 es elegido nuevo Asistente Religioso para la Federación, el P. Joaquín Domínguez Serna, quien volverá a ser reelegido en 1999 y en el 2002.

Estatutos de 1996

Las leyes internas por las que se rige la Federación, deben de ser actualizadas, a medida que van cambiando las Constituciones de la Orden, las Leyes de la Iglesia y las necesidades de los Monasterios. Tras la aprobación de las CC.GG en 1993, son de nuevo modificados y revisados en la Asamblea Extraordinaria celebrada en el Real Monasterio de Guadalupe, en junio de 1994. La CIVCSVA los aprueba y confirma  el 16 de febrero de 1996.

Asamblea de 1999

La VIII Asamblea Federal se celebra en el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, en Guadalupe (Cáceres), del 25 al 29 de Octubre de 1999.
En esta Asamblea se aprueba la Ratio Formationis de la Federación. Y se da un fuerte impulso a la Formación Permanente de las Monjas.

Formación

La última década del Siglo XX ha sido abundante en Documentos por parte de la Santa Sede para la Vida Religiosa y para la O.I.C. en concreto. Ello ha ido marcando nuestro vivir, nuestro actuar y el ritmo de la formación, desde el punto de vista federal. Destacamos los documentos:
- Potíssimum Institutioni (OFIR), sobre la Formación de los religiosos; ALa vida fraterna en Comunidad , la Exhortación Apostólica postsinodal Vita Consecrata y la Instrucción Verbi Sponsa, sobre la vida contemplativa y la clausura de las monjas. Todos ellos son motivo de estudio y profundización ya sea a través de cursos, como temas en los cursos de jóvenes o en  forma  de fichas de trabajo personales y comunitarias como aquellas que  sobre el documento Vita Consecrata, elaboró el P. Asistente Fr. Joaquin Domínguez en el año 1997.
Todo este esfuerzo formativo tiene como resultado la redacción de  la Ratio federal por una Comisión de hermanas asesoradas por la M. Presidenta y del P. Asistente. Fue presentada a la Asamblea electiva de 1999 y aprobada por la misma.
Simultáneamente se van  programando y celebrando numerosos cursos para: Formadoras; novicias y jóvenes profesas, Abadesas y abierto a todas las hermanas. Se organizan también semanas de estudio con temas de pastoral vocacional o destinados propiamente a las hermanas de la Tercera  edad.
Conforme a lo acordado en la Asamblea de 1987 y  tras la erección de la Casa federal en el Monasterio de Carmona, queda también allí establecida la sede del Noviciado común. Por ello, el 21 de noviembre de 1988, se inaugura el Noviciado. Has ta 1991 reciben su formación 7 novicias.

En el año 1994,  vuelve a abrirse de nuevo el Noviciado común pero vistos los inconvenientes para mantenerlo  se empieza a pensar en ofrecer a las novicias de la Federación, la formación desde otras modalidades. Es por ello por lo que desde el año 1997, y a partir de la encuesta realizada por la Madre Presidenta a las Comunidades el 29 de noviembre de 1995, el Consejo determina que se organicen en la Casa federal, en Carmona, cursos de un mes de duración  para novicias y jóvenes profesas. los temas se van desarrollando de forma sistemática y por ciclos de tres años. Estos cursos son abiertos a las hermanas de otras federaciones. Suelen celebrarse en los meses de verano y se suceden desde 1997.

Casa Federal

Una necesidad que se ha hecho sentir con bastante frecuencia a lo largo de los años en nuestra Federación ha sido ALa Casa federal , en donde resida de forma permanente el Noviciado, ya que como hemos ido viendo normalmente era trasladado de Comunidad dependiendo de las sucesivas Madres Presidentas.
Será en 1983, cuando el Consejo determina decididamente poner en marcha la Casa federal, y acuerdan para ello, pasar una consulta a los Monasterios sobre el lugar, personal, funciones, etc.
Asamblea de 1987, la Abadesa de la Comunidad de Carmona, ofrece públicamente su Monasterio para Casa federal.
En la reunión del Consejo, celebrada en Viseu, en septiembre de 1988, con motivo de la Bendición de la Iglesia, y después de haber obtenido el parecer favorable de la mayoría de los Monasterios de la Federación, se aprueba la erección de la Casa federal en el Monasterio de la Concepción de Carmona. El 7 de noviembre de ese año se trasladan las primeras hermanas.
Desde entonces esta Casa federal ha sido sede del Noviciado común, en todos los periodos en los que ha permanecido activo, y residencia de la M. Presidenta y de la Secretaria de la Federación.
La Asamblea federal celebrada en 1993 ratificó la decisión de continuar con la Casa federal en la Comunidad de Carmona y así quedó confirmado en los EE.FF aprobados en 1996, en los que también se determinan los miembros, fines, y condiciones de dicha Casa (EE.FF 24-28), por lo que tras su elección como Presidenta Federal, M. M0 de la Cruz Alonso, se trasladó a la Comunidad de la Casa federal, el día 10 de octubre de 1993.

Promoción vocacional

Aunque en los primeros años de la Federación se llevaron a cabo algunas iniciativas con respecto a lo que hoy llamamos Promoción vocacional, no hay, al menos que conste, nada al respecto en los siguientes años.
En febrero de 1982, tras ser tratado el tema en la Asamblea del año anterior, a petición de la federación se obtiene un permiso para que las jóvenes puedan realizar experiencias dentro de la Clausura.
La necesidad de que la Federación se interese por trabajar en la Pastoral Vocacional fue motivo de un acuerdo tomado en la Asamblea de 1993, que a su vez venía recogido en los artículos 137 al 141 de las CC.GG de 1993. Según las CC.GG. 139 y las orientaciones de la Ratio Formationis de la Federación, las Comunidades eligen una Delegada de Promoción Vocacional, y se organizan encuentros de estas Delegadas en la Casa federal.
Tras la VIII Asamblea federal, la reunión del Consejo federal celebrado en enero de 2000, nombra una Comisión encargada de la Promoción Vocacional. Esta Comisión se encarga de organizar los encuentros de las Delegadas de la Promoción Vocacional de los años siguientes, 1999 y 2000;  y de preparar material litúrgico y oracional  para distintas  celebraciones en fechas señaladas.

Monasterios de Valencia del Ventoso y de Pedroche

En estos  años que nos ocupan, la Federación ha tenido que afrontar con serenidad la situación de penuria de algunos Monasterios, que sabiendo que Aa cada uno se le pide no tanto el éxito, cuanto el compromiso de la fidelidad  (VC 63), se han unido a otros Monasterios de la Federación, y así el 7 de octubre de 1989, se suprime el Monasterio de Valencia del Ventoso (Badajoz), pasando las hermanas definitivamente a la Comunidad de Villanueva de la Serena (Badajoz).
En febrero de 2000, después de hacer  las hermanas de la Comunidad de Pedroche una experiencia de un año en la comunidad de Hinojosa del Duque fue suprimido el Monasterio de Pedroche (Córdoba) pasando las hermanas definitivamente a la Comunidad de Hinojosa del Duque (Córdoba).

Acontecimientos especiales

Algunos acontecimientos especiales de este periodo son la visita en 1989 de los Ministros Generales  Fr. Juan Vaughn a  la Provincia Bética franciscana donde aprovechó par encontrase con las hermanas de la Federacion Santa Mª de Guadalupe en el Monasterio del Socorro en Sevilla; y Fr. Hermann Schalück, en 1996 en la que tiene un encuentro con nuestra Federación en el Santuario de Ntra. Sra.de Loreto, en Espartinas (Sevilla).

Otro acontecimiento vivido de modo muy especial por toda la Orden, por la Federación y por cada uno de los Monasterios ha sido la Celebración del XXV Aniversario de la Canonización de Santa Beatriz de Silva.

Publicaciones

La Federación ha prestado a las comunidades, como medio de relación entre las hermanas y los Monasterios un Boletín, como órgano de comunicación interna federal.
Se comenzó a publicar en el año 1976, con el título de AFederación Bética . Mas tarde se cambiará  el título por el de AMaría y Beatriz .
Con anterioridad al ABoletín , se publicó entre 1959 y 1968 la ARevista Guadalupe . Y a partir de 1968, un Boletín conjunto con otras Federaciones Béticas: ABoletín de Monjas Clarisas, Concepcionistas y Terciarias .
La Federación ha prestado  a las Comunidades a lo largo de estos años un servicio amplio de publicaciones:

  • Estatutos Federales, 1996.
  • Calendario litúrgico, 1997.
  • Guía informativa de la Federación Bética,1998.
  • Historia de nuestros
  • Misas de Santa Beatriz de Silva, 1999.
  • Ratio Formationis de la Federación, en 2000.
  • Retiros para el XXV Aniversario de la Canonización de Santa Beatriz, 2001.
  • Álbum de nuestros Monasterios, 2002.
  • Cuadernos de propuestas Asamblea 2002 y 2007
  • Celebrar las actitudes de Maria, 2004
  • Ritual de exequias, 2006
  • Cuaderno y DVD Bendición de la Casa Federal, 2006
  • Cuaderno  y DVD 50 años de la Federacion, 2007
  • Oraciones contemplativas, 2007
  • Cancioneros para cursillos y Asambleas.
  • Cuadernos de  verano, cursos de jóvenes.
  • Cuadernos de cursos de promoción vocacional.
  • Cuaderno anual de documentos oficiales.
  • Cuaderno de cursos de formadoras.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR