I DOMINGO DE ADVIENTO

LA VENIDA DE JESÚS
De la mano del evangelista san Lucas empezamos el tiempo de Adviento con el anuncio de la segunda venida definitiva de Jesús a la tierra, “con poder y gloria”.

A pesar del lenguaje apocalíptico y catastrófico del texto evangélico, san Lucas quiere presentar esta venida como acontecimiento de liberación: “Cuando empiecen a suceder estas cosas, tened ánimo y levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación”. Por eso la actitud de todo cristiano ante el fin es la esperanza y no el temor; es la vigilancia y no el embotamiento. Del temor y el embotamiento solo es posible liberarse despertando y así reaccionar ante la inconsciencia y aprender a vivir de una manera más lúcida. Nunca es tarde para escuchar la llamada de Jesús a estar vigilantes y discernir.
Este texto es una clara advertencia a los que esperaban impacientemente la vuelta de Jesús, para descubrirles que a la comunidad le toca vivir un tiempo de testimonio. La finalidad de este evangelista no es tanto descubrir los acontecimientos futuros finales, sino aportar a la comunidad la fuerza y el coraje para que pueda seguir a Jesús, a pesar de las pruebas y dificultades.
Y nosotros, ¿estamos preparados y despiertos? ¿”de pie” para el encuentro con el Señor?

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR