SOLEMNIDAD SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS


 El Evangelio de hoy recoge dos escenas del nacimiento de Jesús: la actitud de los pastores ante el anuncio del ángel y la circuncisión.
 Los pastores escuchan, se ponen en camino rápidamente, comprueban, creen, gozan, alaban y anuncian. Todo un ejemplo para nosotros.


 Lucas destaca la actitud de fe y profundidad en María, que guardaba estas cosas en su corazón y las meditaba. Otro ejemplo de un camino de fe que escucha a Dios en los acontecimientos de la vida y demuestra que, aunque era la Madre de Dios, tuvo que recorrer su propio camino. Ella es nuestro modelo y en Ella nos apoyamos para seguir las huellas de su Hijo.
 Gracias a María, en el rostro humano de Jesús se nos revela el misterio de Dios y por su encarnación, convierte todo rostro humano en signo y revelación comprensible de Dios y en sacramento de su presencia en la tierra.
 A los ocho días, el Niño recibe la marca de pertenencia al pueblo judío y se le pone el nombre de “Jesús,” que quiere decir  Dios salva. Toda su vida y gestos son una continua salvación.
 La Iglesia ha querido celebrar el día mundial de la paz al comienzo del año porque la venida del Mesías es la inauguración de una nueva era, de un tiempo nuevo.
¡Santa María, reina de la paz, ruega por todos¡
¡Feliz año 2019!

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR