Celebramos las Mártires Concepcionistas

Celebramos hoy con inmenso gozo y júbilo la memoria de nuestras queridas Hermanas Mártires Concepcionistas, las Beatas María del Carmen Lacaba y trece compañeras.

Mucho se dijo en este año de gracia en el que tuvimos la dicha de celebrar su Beatificación, el 22 de junio, así que hoy, os dejamos con parte de un escrito de una de las Beatas, que seguramente nos deja percibir el sentir y el vivir de todas las que recibieron la gracia del martirio en 1936.

Jesus manso y humilde de Corazón haga nuestro corazón semejante al suyo.

Al Sr. D. Manuel Zapico

Muy estimado padre y señor mío: Después de saludar a V. respetuosa y cordialmente paso a manifestarle el asunto de la presente carta que quizá le sorprenda.

Como V. bien sabe por las pocas cartas que le hé escrito, desde el día de mi feliz entrada en esta Sta. Casa, Ntro. Señor me ha hecho sentir la verdad de aquellas sus palabras, de que su yugo es suave y su carga ligera, por eso me ha hecho concebir grandes deseos de que todos los hombres participaran en la misma dicha, mas estoy convencida de que la da Dios de pura gracia a quien El es servido, aunque también quiere se pongan los medios.

Hace algún tiempo; me decían mis queridos padres si mi hermano Victor quería venir al Colegio de los Padres Franciscanos de ésta provincia; yo aunque lo deseaba mucho, no le he animado hasta ver si es verdad que tiene vocación, y ahora me dicen que unas veces parece que sí y otras que no (…).

Termino esta carta encomendándome a sus fervorosas oraciones, sobre todo acuérdese de mí el día 17 del corriente, aniversario de mi entrada en éste sagrado recinto, dígale a Jesús que antes me aniquile, que yó le sea infiel a la gracia que me dispensó ese día, Dios se lo pagará todo, y yo aunque pobre también pido al Divino Espíritu que le comunique aquel sagrado fuego que dio a los Apóstoles para que después de caldear su corazón, pueda repartir a las almas que Dios le ha encomendado y ser uno de los amigos fieles del Corazón Divino.

Mi R. Me. Y hermanas saludan a V. y se encomiendan en sus fervorosas oraciones. Suya afma. En el Sdo. Corazón de Jesús y María.

Firmada y rubricada:
Sor María Beatriz de Sta. Teresa

 

 

 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR