¿No ha venido ya el Señor? Sí y no.

El Adviento es tiempo de preparación a la venida del Señor. Vendrá en la Navidad. Vendrá en la Parusía. El Señor viene siempre. Que el Señor venga a nosotros es algo que nos sobrepasa, que apenas podemos imaginar. Todo un misterio de amor.

Es preciso saber descubrir el sentido del Adviento en cada año de nuestra vida. El Señor viene, vuelve a venir; llega, ha llegado; he aquí el mensaje de la Navidad. Ante este "acontecimiento" nosotros tenemos que recogernos, "coger distancia", prepararnos. Esto es el Adviento. Si así lo hacemos, hacemos Adviento.

¿No ha venido ya el Señor? Sí y no. Ha venido a Galilea en carne mortal. Ha venido a nuestro tiempo y a nuestro mundo en la Iglesia, a través de la Iglesia; porque la Iglesia es el templo donde El habita, su sacrosanto Cuerpo. Ha venido a cada uno de nosotros en el Bautismo. Pero no ha venido aún a todos los hombres, ni a la totalidad de nuestras vidas bautizadas. El hondón más recóndito de nuestra persona está santificado por el Espíritu de Cristo. Pero de esta hondura abismal de nuestro "yo" ascienden estratos, capas, niveles, facultades, potencias de nuestra personalidad, que no han sido aún bañadas ni domeñadas por la gracia.

Hay muchos rincones, muchos momentos y reacciones de nuestra vida que aún no están de acuerdo con el Evangelio. Es preciso pedir que el Señor siga viniendo, que vuelva; pedirle al Padre que la venida de su Hijo sea incesante y permanente. Y que nuestra vida se convierta en una incansable espera.

Lo primero de todo, tenemos que tomar conciencia de nuestros pecados, de nuestras caídas y miserias. Tenemos que darnos cuenta de que vivimos en una real lejanía de Dios. Así haremos más posible que brote en nuestro corazón la compunción. Nos habremos acercado a lo que más importa en nuestra vida: la conversión, la humilde conversión. Solamente desde esta actitud podremos descubrir la necesidad de una nueva venida liberadora de Cristo a nosotros en la Navidad. Le devolveremos entonces la seriedad que le corresponde como acontecimiento religioso en el "ahora" de nuestra existencia.

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR