MEDITACION SOBRE LA CRUZ

"No hay cruz en la vida humana que el Señor no comparta con nosotros"

«Una antigua tradición de la Iglesia de Roma cuenta que el apóstol Pedro, saliendo de la ciudad para escapar de la persecución de Nerón, vio que Jesús caminaba en dirección contraria y enseguida le preguntó: “Señor, ¿adónde vas?”. La respuesta de Jesús fue: “Voy a Roma para ser crucificado de nuevo”. En aquel momento, Pedro comprendió que tenía que seguir al Señor con valentía, hasta el final, pero entendió sobre todo que nunca estaba solo en el camino; con él estaba siempre aquel Jesús que lo había amado hasta morir.

Mirad, Jesús con su Cruz recorre nuestras calles y carga nuestros miedos, nuestros problemas, nuestros sufrimientos, también los más profundos».

Son palabras del Papa Francisco en su alocución tras el Vía Crucis en la carioca Playa de Copacabana en la JMJ 2013 Río. La cruz, en efecto, no es el abandono o el silencio de Dios, ni la maldición, ni el escándalo, ni la condena. La cruz cuesta, sí, y cuesta mucho. Pero la cruz fue y sigue siendo el camino, el modo elegido por Dios para salvarnos. ¿Por qué? Porque el amor se aquilata, se demuestra y se confirma en el amor. Porque solo el amor es más fuerte que la muerte. Porque no hemos nacido para la muerte sino para el amor. Y nadie tiene amor más grande que el da, como Jesús, su vida por los demás. Y todos estamos llamados a aprender en la escuela de la vida, que siempre, de un modo u otro, es escuela y paso de la cruz, a saber dar nuestra vida. Normalmente, habitualmente, no será mediante el supremo gesto martirial y cruento de dar física y totalmente la vida, Será paso a paso, sorbo a sorbo.

¿Por qué entonces, como nos previno el Señor, como ya nos alerta, queremos vivir a espaldas de la cruz, prófugos de ella? ¿También nosotros, como Pedro en Roma, en el año 68, queremos huir, nunca mejor dicho de la quema? ¿Creemos que con ello se solucionarán nuestros problemas? ¿Emprenderemos la senda del suicidio de nuestra capacidad de amor y de entregarnos a cambio de la falsa sensación, de la ilusoria expectativa de apartar de nosotros lo que cuesta, lo que duele?

(Jesús de las Heras Muela)

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR