Madre María del Carmen Lacaba

Madre María del Carmen (Isabel Lacaba Andía)

Nació en la población de Borja (Zaragoza) el 3 de noviembre de 1882 y creció en un ambiente religioso en un hogar en el que la religión era considerada como el legado más valioso transmitido de padres a hijos.

En 1902 se incorporó a la comunidad de concepcionistas de San José de Madrid.

En 1935 fue elegida superiora del monasterio. Este acontecimiento revela que las religiosas valoraban positivamente su labor con las novicias. Comprendió en seguida que el medio más eficaz para la comunidad era un gran nivel espiritual y estar fuertemente unida por el amor fraterno inspirado en el Evangelio.

Para la Madre Carmen era importante la formación de la persona, pero donde se empleó a fondo, muy consciente de su importancia central en la vida religiosa, era en la práctica de la oración. Iniciaba cuidadosamente a sus novicias en ella porque estaba convencida de que una religiosa que no hace oración es, en lo espiritual, como una persona que no respira. «El silencio con las criaturas da mayor margen a hablar con Dios», decía.

Se le recuerda como una monja que fue toda amor, comprensión y exquisita servicialidad. Madre Carmen dio voluntariamente la vida por sus hijas, tuvo la oportunidad de evitar la muerte y no la aprovechó para no abandonar a sus religiosas. Se mantuvo firme al decir que «de ninguna manera dejo a la Comunidad y sobre todo a las queridas enfermas».

(cf. «Inter Universa», Boletín de la Federación Santa Beatriz de Silva, Castilla)

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR