Sor Mª Beatriz de Santa Teresa

 

Narcisa García Villa

El 18 de marzo de 1909 nació en Náva de los Caballeros (León), una niña que para el Señor tenía designios especiales.

Máximo, su maestro de escuela recuerda “su interés sorprendente por el estudio, unía su gran capacidad intelectual y memorística. Cuando el resto de los necesitan, al menos, un curso para arrancar a leer, Narcisa leía ya con cierta soltura en letras de molde a los cinco meses de asistencia a la escuela”.

Tenía pasión por la lectura. Leyó todos los libros para niños de la biblioteca parroquial y lo mismo hizo con el depósito de libros de lectura en la escuela.

Demoró su ingresó al convento por el amor a sus padres, en la espera de que sus hermanos fueran mayores y pensando en la carga de trabajo que representaría para ellos su abandono.

Pero el Señor hace bien las cosas y en su tiempo. Así fue como el 17 de junio de 1924 emprendió, en compañía de su padre, su viaje en tren desde su querido pueblo rumbo a Madrid.

En el convento se le confiaron diferentes trabajos: comedor, sacristía, la iglesia como segunda responsable, la música, la secretaria de la comunidad y fue también segunda tornera.

Su vida religiosa se puede resumir en cuatro facetas: alma ganada para la música, su intimidad con Dios, amiga de la penitencia y amiga entre las hermanas.

Desde el día 7 de diciembre de 1936 no se volvió a saber nada de este grupo de religiosas que vivieron escondidas en el piso Manuel Silvela No. 19 de Madrid. Resultaron infructuosas todas las diligencias hechas, tampoco han dado resultado las investigaciones minuciosas hechas sobre todo el Archivo Histórico Nacional, tampoco han aparecido en las relaciones de los sepultados de Paracuellos del Jarama ni en las listas del Archivo Municipal de fusilados de Madrid.

Sin embargo, se sabe que el 9 de noviembre se produjo un espantoso bombardeo cerca de la casa donde ellas estaban. Ese día cuando bajaban a refugiarse en el piso del entresuelo, un grupo de milicianos entró preguntando por las monjas. Las sacaron a todas y las subieron a un camión. Nunca más se supo de ellas.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR