Adviento, tiempo de espera junto a María

Estamos en la Novena a la Virgen Inmaculada, Ella que mejor que nadie puede saber lo que significa saber esperar la venida de Jesús. Nueve meses de espera, gestando vida, en espera paciente y humilde. En este tiempo de espera, María es para nosotros un precioso testimonio a imitar en nuestro camino de Adviento.

Su apertura a Dios, la puesta en marcha cuando la necesitan y su alegre espera del Nacimiento del Hijo de Dios, serán las actitudes que nos animen. Hay un camino que va de los ojos de Dios a los ojos de los hombres. María es la que lo abre para que Él pase a nuestro lado. Su equipaje son las provisiones el amor: la delicadeza, el cuidado, la atención y el cariño. María es la mujer de Dios, que a Dios lleva y a Dios trae. María, la Virgen del Adviento nos ayuda a convertirnos en verdaderos hijos e hijas de la espera, que esperan todo de Él y no se desaniman ante las dificultades que adornan nuestro camino.

Ella está ante nosotros como signo de consuelo, de aliento y de esperanza. Nos dice: “ten la valentía de arriesgar con la fe, con la bondad y con el corazón puro. Adviento, el tiempo en que Dios llega a nosotros; preparemos el camino ante la esperanza de una hermosa novedad. Hagamos más silencio en nuestro corazón, más oración, siendo luz y sembrando esperanza e nuestro alrededor. Este es el plan que tenemos para vivir el Adviento. Ojalá estemos atentos y nos demos la oportunidad de acercarnos más a Jesús en este tiempo tan intenso, pero que puede pasar un poco desapercibido.

Feliz y alegre espera. ¡Ven Señor Jesús!

Comunidad de Montilla

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR