• Santa Beatriz




  • TODA HERMOSA ERES, MARÍA

  • Fraternidad Federal

    Federación

    Santa María de Guadalupe

  • Orden de la Inmaculada Concepción

    Federación

    Santa María de Guadalupe

  • Orden de la Inmaculada Concepción

    Federación

    Santa María de Guadalupe

  • Orden de la Inmaculada Concepción

    Federación

    Santa María de Guadalupe

  • Orden de la Inmaculada Concepción

    Federación

    Santa María de Guadalupe

  • OICfederal

Cristo, nuestro tesoro, ha ascendido al cielo

¡Felices vosotros, que tenéis por abogado al mismo juez! Por vosotros ora aquel al que debemos adorar. Es natural que todo aquello por lo que ora Cristo se realice, porque su palabra es acto, y su voluntad, eficaz. ¡Qué gran seguridad para los fieles! ¡Cuánta confianza para los creyentes! 

Continuar leyendo

Permaneced en mi Amor

"Si cumplen mis mandamientos permanecen en mi Amor, lo mismo que Yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su Amor” (Jn. 15, 9-10). Amar a Dios y permanecer en su Amor es hacer lo que Él nos pide. La palabra “mandamientos” no se refiere sólo a los que conocemos como los 10 Mandamientos, sino a “todo” lo que Dios desea de nosotros. Es el caso entre Dios Padre y Dios Hijo: éste hace lo que el Padre quiere y es así como permanece amando al Padre.

Continuar leyendo

Yo soy el Buen Pastor

El cuarto Domingo de Pascua es llamado también el “Domingo del Buen Pastor”, puesto que en él se lee el Evangelio en el que el Señor habla de los buenos y malos pastores, presentándose a sí mismo como el Buen Pastor que ha venido a reunir nuevamente al rebaño de Dios disperso por el pecado, mediante el don de su propia vida.

El Papa Pablo VI decretó que el cuarto Domingo de Pascua, Domingo del Buen Pastor, se celebrara anualmente la Jornada Mundial de oración por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada.

Continuar leyendo

TESTIGOS DEL RESUCITADO

Señor Jesús, no nos dejes vacilantes y turbados: que tu presencia infunda en nosotros la paz, que tu espíritu despeje nuestra mirada y nos haga alegres testigos de tu amor.
La alegría pascual crece y tendrá su plenitud en la vida eterna, en la resurrección futura. Por eso, nuestra alegría está motivada por la esperanza de llegar a ser herederos del Reino de los Cielos, por la esperanza de resurgir con Cristo también en cuerpo. Una alegría vivida, experimentada, pregustada en la tierra como peregrinos, aunque destinada a crecer hasta la meta de la eternidad bienaventurada.

Continuar leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR