• Santa Beatriz




  • TODA HERMOSA ERES, MARÍA

  • Fraternidad Federal

    Federación

    Santa María de Guadalupe

  • Orden de la Inmaculada Concepción

    Federación

    Santa María de Guadalupe

  • Orden de la Inmaculada Concepción

    Federación

    Santa María de Guadalupe

  • Orden de la Inmaculada Concepción

    Federación

    Santa María de Guadalupe

  • Orden de la Inmaculada Concepción

    Federación

    Santa María de Guadalupe

Oración compartida

Como todos los años, al caer de la tarde del Domingo de Ramos, nos congregamos en un lugar propiamente preparada y ambientada para orar juntas y para compartir la Palabra. En torno a una cruz y a nuestra Santa Madre Beatriz, nos recogimos para escuchar al Señor que nos habla al corazón. A través de una monición y una breve reflexión, se nos invitaba a adentrarnos en la SEMANA SANTA, dispuestas para acompañar a Jesús en su camino al Calvario. Estamos con Él o no estamos, no hay lugar para medianerías.
  Tras cuarenta días de preparación, de conversión hacia la Pascua, nos metemos de lleno en la Semana Mayor, días de mucha profundidad, de un encuentro personal con nuestro Redentor que muere por puro amor, que se entrega hasta la muerte y una muerte de cruz.
 Este año, el Domingo de Ramos ha coincidido con nuestro día: el día 17 donde también de un modo especial, hacemos eco de Santa Beatriz y de nuestra Regla. Sabemos que uno de los amores de Beatriz fue la Pasión del Señor. Y nos preguntábamos: ¿Cómo vivía estos días? ¿Cómo los viviría hoy? Ojalá se nos conceda la gracia de vivirla como ella: con fervor y devoción, dedicando todo nuestro tiempo en la meditación de la Pasión, acompañando al Señor, ayudándole a llevar la cruz como el Cirineo, aliviándole la cruz a los más débiles… Así se expresaba cada una de nosotras y quedó patente el deseo que tenemos de vivir santamente la Semana Santa.

Hna.  Celestina Muthusi
Monasterio de Santa Ana

Jueves santo

Os ofrecemos algunos materiales para la liturgia en la noche del jueves santo. Ver EN CAMINO>>MATERIALES

Meriendas divinas


Probablemente el título os parecerá un poco extraño. Más extraño aún en la recta final de la cuaresma y a las puertas de la celebración del memorial de la muerte y resurrección del Señor en el Triduo Pascual. Si quisiéramos poner palabras claves a estos cuarenta días, hablaríamos de conversión, oración, ayuno, limosna, penitencia... Pues bien, lo de meriendas divinas no es mío. Era el “asunto” de una petición que recibimos a través del correo electrónico.
Habíamos conocido a Cristina Duque en el mes de enero. En una conversación telefónica, nos pedía alojamiento durante un fin de semana, para una chica que, en circunstancias poco favorables, había decidido proseguir su embarazo. Ella tenía plaza en una casa religiosa de acogida, pero no podía incorporarse hasta el lunes. Posteriormente Cristina vino a vernos para hablarnos de la labor que realiza con mujeres que, dejando a un lado la posibilidad de abortar, afrontan su embarazo en la mayoría de los casos, no precisamente deseado. Nos pareció percibir que se dedica a la relación de ayuda integral a estas mujeres desde su experiencia cristiana, de manera vocacional, totalmente altruista.
La propuesta que nos hizo fue organizar una merienda a la que asistieran algunas mujeres embarazadas o ya con sus bebés, acompañadas de quienes quisieran. Así lo hicimos. Asistieron también algunos miembros de la Fundación y otras personas que ayudan a Cristina a título personal. Después de la merienda hubo un pequeño espacio para la presentación del grupo, para hablar de cómo nosotras también podemos tener entrañas maternas a pesar de no ser madres biológicamente, para un canto en suahili de nuestras hermanas de Kenia y para una sesión de “risoterapia”. A nosotras nos ha permitido conocer un poco más de cerca esta realidad. Al  finalizar el encuentro, todos fueron a nuestra Iglesia para presentar a los más pequeños a la Virgen del Socorro. Pedimos para que todas y todos experimenten su protección maternal continua en su vivir diario.

 Hna. Inmaculada Romero. Monasterio de Sta. Mª del Socorro.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR