DOMINGO SAGRADA FAMILIA

 El mensaje que proviene de la Sagrada Familia es sobre todo un mensaje de fe. En la vida familiar de María y José Dios está verdaderamente al centro, y lo está en la persona de Jesús. Por esto, la familia de Nazaret es santa: porque está centrada en Jesús.

Continuar leyendo

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

Seguimos en este precioso camino hacia la Navidad. Nos dice el profeta Isaías en la lectura de hoy que brotará un renuevo del tronco de Jesé. Este renuevo renovará la vida y lo renovará todo, porque él será la Vida; sobre él posará el Espíritu de vida y nos llenará a todos de su Espíritu.

Continuar leyendo

¡FELIZ NAVIDAD!

Hermanos, Dios ha nacido

sobre un pesebre. Aleluya.

Hermanos, cantad conmigo:

"Gloria a Dios en las alturas"

Continuar leyendo

¿No ha venido ya el Señor? Sí y no.

El Adviento es tiempo de preparación a la venida del Señor. Vendrá en la Navidad. Vendrá en la Parusía. El Señor viene siempre. Que el Señor venga a nosotros es algo que nos sobrepasa, que apenas podemos imaginar. Todo un misterio de amor.

Continuar leyendo

CALENDA DE NAVIDAD

Os anunciamos, hermanos, una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo; escuchadla con corazón gozoso:

Habían pasado miles y miles de años desde que, al principio, Dios creó el cielo y la tierra y, asignándoles un progreso continuo a través de los tiempos, quiso que las aguas produjeran un pulular de vivientes y pájaros que volaran sobre la tierra.

Miles y miles de años, desde el momento en que Dios quiso que apareciera en la tierra el hombre, hecho a su imagen y semejanza, para que dominara las maravillas del mundo y, al contemplar la grandeza de la creación, alabara en todo momento al Creador.

Continuar leyendo

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

La fiesta de Cristo Rey nos ayuda a reconsiderar que todavía estamos en el tiempo favorable de la salvación, donde todo depende de la disponibilidad para acoger la invitación de Dios. Él, buen pastor, nos invita a no endurecer el corazón para no ser seducidos por el pecado. Merece la pena repetir convencidamente: «El Señor es mi pastor, nada me falta».

Continuar leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR